7283

{TENDENCIAS / OCIO}

Kiddy Fun juega también en el centro de la ciudad

Kiddy Fun se han constituido en franquicia con sus sorprendentes juguetes

El proyecto Kiddy Fun echó a andar hace tres años y medio. Ahora –el pasado mes de septiembre, en concreto- ha abierto su segunda tienda en Logroño y desde principios de 2014 pasó a convertirse en franquicia, animados por las llamadas desde otras ciudades interesados en conocer la iniciativa.

 

Kiddy Fun ofrece juguetes sorprendentes, diferentes, que no se encuentran en otras jugueterías. Kiddy Fun, el proyecto de Unai López, ha creado un mundo mágico alrededor de juguetes que se salen de lo tópico. Practicamente ninguno usa pilas, muchos son de madera y la mayoría tienen diseños atractivos a los que resulta imposible no prestar atención. Son juguetes educativos, didácticos y creativos. Además, Kiddy Fun no es tan sólo una tienda donde comprar juguetes, es también un espacio donde disfrutar de diferentes actividades lúdicas y cuentacuentos, por ejemplo, desde su teatro o celebrar cumpleaños en la sala diseñada para acoger este tipo de celebraciones.


Kiddy Fun comenzó su andadura desde su tienda en la calle Avenida del Club Deportivo 20. “La apertura de la segunda tienda –explica Unai- está relacionada con la idea de crecimiento, de posicionamiento de marca y es también consecuencia de la creación de la franquicia”.

 

Unai tenía claro que el lugar para ubicar la nueva tienda tenía que ser el centro de la ciudad. Así ha sido, Kiddy Fun luce ya en la intersección de las calles San Antón y Pérez Galdós. “Es una zona –describe- que puede describirse como un centro comercial a cielo abierto”.
Las expectativas no pueden ser mejores, según explica el promotor de Kiddy Fun. “La apertura de la nueva tienda ha tenido una gran aceptación y hemos percibido una importante afluencia de compradores que han adelantado sus compras navideñas, pero además, ha influido en el establecimiento original, donde también se han incrementado las ventas. La nueva tienda ha supuesto un impulso para la imagen de marca”.


Unai López tiene claro que si quieres crecer como franquicia, “primero tienes que crecer tú mismo y que lo que ofreces resulte atractivo”. En ese sentido, Kiddy Fun presenta todos los años juguetes y propuestas de actividades novedosas. Y es que Unai defiende la idea de que comprar un juguete es algo más. “Sí, tiene que ver con la mentalidad. Si sólo quieres que el niño o la niña se entretengan vale cualquier opción, si quieres algo más, nosotros te lo ofrecemos”.


El responsable del proyecto recuerda que “en Kiddy Fun creemos que el juego es la herramienta más potente que tienen los niños para poder comunicarse y expresarse, para poder crecer y desarrollarse, para poder entender y socializar. Es un pilar fundamental en su crecimiento y educación que nunca debemos infravalorar".


Así, los juguetes que se pueden encontrar en Kiddy Fun, “son una herramienta para el desarrollo y el crecimiento de todo niño. Por eso en Kiddy fun trabajamos con las mejores marcas de juguetes educativos, porque un juguete debe entretener, pero sobre todo debe de ayudar a crecer. Hay muchos y muy buenos juguetes, pero lo realmente complicado es saber cuál es el más apropiado para cada niño. En Kiddy fun ayudamos a nuestros clientes a escoger el juguete más adecuado según el momento evolutivo del niño, los valores educativos que se pretenden potenciar o incluso terapias de corrección que se quieran aplicar".


La conversación con Unai se detiene por unos minutos mientras atiende con detenimiento a una clienta. “Es la filosofía de Kiddy Fun –resalta- preguntamos a quien va a comprar un juguete, qué busca y tratamos de asesorarla, ofreciéndole alternativas”.

 

La madera destaca entre los juguetes de Kiddy Fun. “¿Por qué? Pues sencillamente porque la madera es un material mucho más cálido que el plástico y eso es especialmente importante en el juego de los niños más pequeños”. Y es que los juguetes que pueden encontrarse en Kiddy Fun están dirigidos a niños y niñas de edades comprendidas entre los 0 y los 10 años.
En Kiddy fun también realizan diversas actividades, talleres y eventos de carácter lúdico, educativo y cultural. “Tratamos de que sean propuestas creativas y divertidas. Con una amplia variedad pero todas ellas con un mismo nexo en común, el juego y el papel que este toma en su crecimiento y desarrollo como personas”. Por la sala teatro pasan cuentacuentos, magos, titiriteros y pequeñas actuaciones teatrales.


Otro de los servicios que ofrece Kiddy fun son las celebraciones especiales de cumpleaños y fiestas infantiles. Kiddy fun dispone de un espacio, la kiddy room, preparado para hacer de ese día tan especial algo inolvidable. “Está cuidado al detalle y con todas las comodidades necesarias, kiddy room es el sitio ideal para sorprender a todos con una celebración única. Cuenta con un servicio completo; desde meriendas,
zona de juego y actividades especiales para la celebración, hasta una sala para padres e invitados donde poder relajarse tomando algo entre amigos mientras los más pequeños disfrutan de su fiesta
”.

 

Todos estos servicios que Unai López ha puesto en marcha en Logroño forman también la piedra angular de las franquicias Kiddy fun. Así, además de los juguetes, actividades, eventos y las celebraciones de cumpleaños, en Kiddy fun también ofrecen otra serie de servicios complementarios. “Una de nuestras labores principales como central es la del estudio y puesta en marcha de todos estos servicios, y muchos más, que puedan tener cabida dentro de nuestro modelo de negocio y filosofía -explica Unai- dado que Kiddy fun ofrece a sus franquiciados la posibilidad de elegir entre dos modelos de franquicia, en función de cada modelo, estos servicios se podrán gestionar tanto de manera interna como externa”.
La creación de la franquicia Kiddy Fun ha supuesto a Unai López un año de estudios en materia de marketing, publicidad, enfoque de la imagen de empresa y posicionamiento en general. “Estuvimos en contacto con ocho consultoras –detalla- hasta que elegimos la que nos ofrecía un planteamiento más acorde con nuestra idea”. El dictamen fue que Kiddy Fun era franquiciable, “ya que se trataba de una marca que ya funcionaba y comenzamos a trabajar en reforzar esa buena imagen que poseía el proyecto”.


Unai ha recibido alrededor de trescientas consultas interesadas en los estudios de franquicia que hemos realizado –principalmente de Barcelona, Madrid, Sevilla y Zaragoza- que han quedado prendados del proyecto y de la filosofía que ya apuntaba Antoine de Saint-Exupéry en su libro ‘El Principito’… todas las personas mayores fueron un día niños…/SPOONFUL.

 

Información sobre franquicia y tiendas web www.kiddyfun.es

Suscripción a la Newsletter Enviar