1885

{CULTURA / LIBROS}

'Escribir, antes que arte, es disciplina'

El escritor Rafael Guerrero participa en el festival literario riojano 'Rioja Noir'

Rafael Guerrero (Madrid, 1969) es un destacado autor de novela negra y un referente en el subgénero de autoficción. Con más de 30 años de experiencia como detective privado, Guerrero es experto en investigación internacional, criminología y servicios de inteligencia. Ha aparecido en programas televisivos como 'Equipo de Investigación' de La Sexta y 'Las mañanas de TVE'. Ha recibido varios premios literarios, incluyendo el Premio Detective Literario 2018 y el premio a la mejor novela negra 2016 por 'Ultimátum'. 

 

Guerrero ha publicado cinco novelas: 'Un Guerrero entre halcones', 'Muero y Vuelvo', 'Ultimátum',  'Yo, Detective', 'La Verdad No Hace Amigos'; el ensayo 'Elemental, Radiografía del Detective Privado' y participa en publicaciones académicas, volúmenes culturales, reseñas y antologías de relatos.

 

SPOONFUL.- ¿Qué te llevó a combinar tu profesión de detective con la escritura de novela negra?

En primer lugar, desmitificar la imagen del detective privado, tan influenciada por los personajes de la novela negra norteamericana de los años 50. Quería que los lectores descubrieran cómo es un detective español de verdad y cómo trabaja. No puedo negar que mi afición como lector y espectador del género negro me empujaron a dar el salto y colarme en el otro lado. 

 

S.- ¿Cómo es tu proceso de escritura? ¿Sigues una rutina específica o te dejas llevar por la inspiración del momento?

Me definiría como escritor mapa, trabajo con escaleta y el proceso de inicio de una novela me puede llevar seis meses de preparación, documentación y creación de dicha escaleta. Evidentemente, escribir una novela es un proceso vivo, hay cambios, dolores de cabeza e inseguridades, pero buen detective, dejo poco a la improvisación. Escribir, antes que arte, es disciplina.

 

S.- ¿Hasta que punto has llevado a tus novelas experiencias vividas en labor profesional? Imagino que la realidad tenderá a infiltrarse en la ficción, ¿no?

Mis novelas están basadas en hechos que suceden más a menudo de lo que pensamos y en los casos más apasionantes que he vivido en mi larga trayectoria como detective. Se acaba sabiendo mucho de las miserias humanas porque la gente viene a pedirte investigar casos que a veces te asombras, y descubrimos que el comportamiento humano puede traspasar cualquier límite. La ficción está obligada a exagerar y distorsionar en su ánimo de entretener y emocionar en un lapso acotado. La realidad es más prosaica, huele más a calle, a interminables horas de espera en un coche, a casos sin resolver o aburridos sin glamur. Combinar realidad y ficción además de necesario es innegociable.

 

S.- ¿Cómo consigues el equilibrio en tus novelas entre tu trabajo y tu faceta de escritor, entre la realidad y la ficción en tus historias?

Cuando escribo sobre los casos en los que he trabajado los revivo y reinterpreto, descubro detalles que durante la investigación pasaron desapercibidos y modelo la realidad, o partes de ella, bajo las premisas literarias de la novela.

 

S.- ¿En qué te inspiras para crear los personajes de tus novelas? ¿Alguno está basado en personas reales que conoces?

La mayoría de los personajes son personas reales, cambio sus nombres, cambio los nombres de los lugares, preservo en todo momento la privacidad de aquellos que participaron en el curso de las investigaciones. La mayoría de mis novelas son de auto ficción, con sus dos pactos, el autobiográfico y el novelesco.

 

S.- ¿Hay algún tema en particular que te guste explorar en tus novelas? ¿Por qué?

Ninguno en especial, mis tramas están basadas en las investigaciones que más me han influido personal y profesionalmente, hay tramas de desaparecidos, competencias desleales, violencia de género y como no, infidelidades. 

 

S.- ¿Siempre has escrito?

Llevo 32 años redactando informes de investigación, pero como novelista llevo 14.  Digamos que padezco doblemente el oficio, desde el teclado y desde las calles.

 

S.- ¿Cómo ha influido tu trabajo como detective en tu enfoque hacia la narrativa y la construcción de tramas?

Escribir novela es un oficio que, en mi caso, he tenido que aprender y mejorar con el paso de los años y la experiencia adquirida. Es un arte laborioso que jamás llegas s dominar. Construir tramas sin momentos valle, los giros, los finales que te dejan con ganas de más. Soy muy autocrítico y haber vivido lo que después narro no es un aval para que la novela resulte convincente o atractiva al lector. Es un salto al vacío. 

 

S.- ¿Has notado evolución en tu forma de escribir desde la primera novela a ahora?

Empecé a escribir como ejercicio de reflexión privado, muy modesto y sin grandes aspiraciones. Poco a poco los apuntes se fueron convirtiendo en borradores de posibles historias que iban más allá de lo vivido. La evolución se ha demostrado en la confianza de los editores y los premios recibidos. 

 

S.- ¿Qué retos te planteas al escribir una novela? ¿Cómo la afrontas?

Con la experiencia vivida y conociendo el mundo editorial el mayor reto es que llegue a los lectores, les guste, la recomienden y tenga buenas ventas, por el esfuerzo que hace la editorial apostando por mi y mis novelas. Publicar un libro es una tarea larga y dura, requiere de paciencia y tenacidad y que al final se edite, distribuya, promocione y se venda es más difícil de lo que se cree. 

 

S.- ¿Tienes manías a la hora de escribir? ¿Escribes siempre en el mismo lugar?

Escribo casi siempre de noche, sin nadie en casa y en el mismo lugar. Con el teléfono móvil lejos, sin llamadas ni mensajes para salir corriendo a cualquier parte del mundo.

 

S.- ¿Te acompañas de música mientras escribes? ¿Tus novelas tienen banda sonora?

El silencio es mi mejor compañía, pero si, la banda sonora de mis novelas abarca muchas músicas del mundo, samba, tarantela, chaabi e india.

 

S.- ¿Escribes directamente en el ordenador o primero a mano?

Ya me gustaría escribir a mano. Siempre llevo un bolígrafo encima, pero cade vez lo uso menos.

 

S.- ¿Cómo ves la evolución de la novela negra en los últimos años? ¿Qué cambios has notado?

La novela negra es más que un producto cerrado y endogámico, aunque es cierto que las modas y tendencias parece que llevan a mezclarlo con el thriller, aunque es un fenómeno sostenido en el tiempo que no cansa al lector. Una buena novela noir siempre incluirá crítica social, costumbrismo, reflexión y por supuesto, entretenimiento.

 

S.- ¿Qué papel juega la tecnología en tus novelas? ¿Cómo ves su impacto en el mundo del crimen y la investigación?

La tecnología es una herramienta muy útil en las investigaciones y nos dota de mas armas para desenvolvernos tanto en el mundo analógico como digital. Por supuesto toda mi experiencia en ese terreno la plasmo en las novelas. Informática forense, contramedidas electrónicas, barridos telefónicos, etc. Pero el factor humano es indispensable. Alguien con muy buena cabeza tiene que apretar el botón adecuado. En el mundo del crimen, vienen retos que ni nos imaginamos.

 

S.- ¿Cuáles son tus autores de referencia en el género de la novela negra? ¿Cómo te han influido?

Hay muchos autores clásicos que me han influido, todos los conocemos, Juan Madrid, Andreu Martin, Rosa Ribas, Vázquez Montalbán. En la actualidad hay muy buenos autores que dejarán huella con sus obras, Alberto Pasamontes, Paco Gómez Escribano, Natalia Gómez Navajas, Antonio Parra, Carlos Bassas, Enrique Pérez Balsa, Inés Doménech….

 

S.- ¿En qué estás trabajando actualmente? ¿Puedes adelantar algo sobre tus próximos proyectos?

El final de una novela es el pistoletazo de salida para la siguiente. Mientras, publico relatos en antologías junto a grandes colegas. En pocos días saldrá 'El Verano de tu vida' (MAR editor) con relatos de Andrés Trapiello, José María Merino, Luis Alberto de Cuenca, Elena Puchalt o Fernando Savater, entre otros.   

Suscripción a la Newsletter Enviar