3909

{ENTREVISTAS}

'Mujeres y escultoras'

Iranzu Urra, Bibiana Martínez y Beatriz Carbomell exponen dentro del certamen 'Miradas de Mujer'

Desde el ventanal del piso superior de la Galería Martínez Glera se observa el quiosco de la Once,  que divide como un guardagujas ferroviario la calle que une en pendiente el paseo de El Espolón con la catedral. Se intuye la calle Portales. Se ve la juguetería –ya cerrada, las terrazas del bares, y el kebab; también, la entrada a la calle San Juan. Desde la planta baja llegan los aromas de los aceites expuestos. Paisajes del día a día.


Es ahí, en lo cotidiano, donde Beatriz Carbonell dice encontrar las historias que cuentan sus  esculturas. “Me gusta –indica- contar cosas pequeñitas del día a día”. Un planteamiento que en ningún caso debe entenderse como poco ambicioso, ya que, al mismo tiempo, defiende el convencimiento de que “cuanto más te implicas, cuanto más te acercas a ti misma, más saca la obra de ti”.

 

Valenciana de nacimiento, aunque ahora asentada en La Rioja, Beatriz Cabonell  tiene en el mármol su material fetiche. “Es con el que me siento más cómoda y con el que más disfruto en el proceso de la talla”. Las piezas que presentan en la exposición colectiva ‘Mujeres y escultoras’, combinan el mármol con otros materiales como la madera o el hierro. “Selecciono –explica- detenidamente los colores de las piezas”. En esta ocasión, los mármoles blancos predominan. “Es lo que pedía el ambiente de la galería de la muestra –dice-, limpieza, tranquilidad”.
El pie es la simbología que Carbonell ha idealizado para representar lo humano en sus esculturas. Unos pies redondeados, que van adquiriendo aspectos diversos –pie ola, pie bola, pie ala-, sin perder el carácter representativo que la artista quiere concederle. Los ‘montaditos’, tal y como los define Beatriz, “esos pies subidos unos en otros juegan también el papel de las relaciones humanas". Un juego plástico que tiene prolongación en la combinación de líneas rectas y curvas que invitan a acercarse a la escultura. “Me gusta que la obra presente un acabado perfecto; me gusta que la escultura se toque, que la gente la pueda tener en casa y sentirla cerquita”.


La escultora valenciana encuentra las ideas trabajando. “Muchas veces estás en el taller, dándole vueltas a una pieza y es entonces cuando te das cuenta de qué es lo que quieres contar".


‘240 óvulos’ es también un relato en forma de escultura. Lleva la firma de Iranzu Urra y es una crítica al paso de la vida. “Más concretamente –describe la artista- a las presiones que sufren las mujeres por o con el paso del tiempo”. Es también una reivindicación, un elegante grito en forma de papel de cerámica, que viene a decir “yo elijo lo que quiero hacer”.

 

Iranzu sitúa la génesis de ‘240 óvulos’ en un momento vital importante. “Con cierta edad, se generan presiones como mujer y por la idea de concebir. ‘240 óvulos’ es una forma de decir hacer arte es también hacer vida; elijo vida y elijo arte, vida de otra manera”.
Urra acude al taller cuando se lo permite su trabajo, con el que se gana la vida. “Cuando me proponen participar en una exposición –detalla- trato de sacar tiempo, ya hay quien me dice que tendría que dedicarme a tiempo completo, pero…”. A Iranzu le gusta explicarse a través de sus obras, en la que la elección de los materiales es también esencial. “La porcelana parece muy frágil, pero en realidad es muy resistente  y permite realizar figuras diferentes”.

 

‘240 óvulos’ parece desplazarse por las paredes de la galería. Sus centros de porcelana rodeados de tubos de diferentes tamaños, todos en continuidad, sugieren que la escultura se encuentra en plena expansión.
‘Orbita’, las esculturas de Bibiana Martínez, completan la exposición colectiva que acoge la galería dentro de ‘Miradas de Mujer’. La porcelana es también el material empleado en sus creaciones por la artista riojana. Quienes conocen su obra, aseguran que Bibiana explora “la materialidad de su entorno. Al trabajar con la porcelana, destaca sus límites, topología y superficies, junto con el valor cultural de material”. Una serie de esculturas con aspecto de recipientes conectados entre sí de forma intermitente y más allá de su uso habitual que conforman la ‘Órbita’ de Bibiana.


Tres propuestas escultóricas atractivas y sugerentes, diferentes, enlazadas entre sí por su reflexión de diferentes perspectivas de lo cercano y  conectadas a través del certamen ‘Miradas de Mujer’. Hasta el 5 de abril en la galería de arte Martínez Glera, frente al quisco de la Once, a unos pasos de ‘la sanjuan’ y a unos metros de Portales./Javi Muro




Autor: Javier Muro
GALERÍA

  • imagen pequeña 0
  • imagen pequeña 1
  • imagen pequeña 2
  • imagen pequeña 3

Suscripción a la Newsletter Enviar